lunes, 3 de octubre de 2016

Del Otro Mundo / Ana María Machado / Grupo Norma

Cuento juvenil de la autora brasileña Ana Maria Machado, consta de 133 páginas, tapa blanda y fue publicado en el 2002 por la editorial Norma.
Sipnosis:
"Un grupo de niños está reunido de noche en una vieja hacienda brasileras. De repente, un conjunto de circunstancias propicia la aparición del fantasma de Rosario, una hermosa niña que había sido esclava en esa misma hacienda, muchos años atrás."
Los protagonistas de este relato son: Mariano (quien relata la historia)
Elisa (hermana mayor de Leo y nieta de doña Carlota)
Leo (hermano menor de Elisa y nieto de doña Carlota)
Y Tere quien es una niña de ciudad y amiga de los chicos que suele pasarse sus días en la hacienda.
Una noche nuestros protagonistas escuchaban llantos y gritos de una niña que noches durante una tormenta mientras ellos jugaban se fue la luz y fue allí cuando al encender la vela del candelabro de Iaiá apareció nuestro lindo y simpático fantasma llamado Rosario. El cual al contarle su desgarradora historia dejó una responsabilidad a nuestros amigos.
Opinión:
Es la primera historia de fantasma que he leído, por lo general me gusto. Los niños a partir de 11 pueden leerlo, ya que hay una parte fuerte que nos narra nuestro fantasma; aunque lo encuentro algo fuerte aún para niños de 11 años. El libro es entretenido, es corto. Me tome dos días en leerlo porque tenía otras responsabilidades, pero es posible leerlo hasta en un día o en mucho menos.
Lo único que no me gustó fue qué, quedó algo inconcluso. Hubo una de las tareas que le encargó Rosario (el fantasma) a los 4 niños que no se cumplió, es decir al final se enteraron de la historia de el hermano de nuestra "transparente amiga" y no hicieron lo que ella les pidió; es como que se hubiese olvidado esa parte. Y la verdad es que ansiaba que llegara esa parte, hubiese hecho otro final. Sin embargo la  un nombre a la posada.
Esperaba un final más o menos así:
"El domingo siguiente, doña Carlota nos llevó a la tumba de su abuelo, Amparo de Andrade y mientras colocábamos las flores que le habíamos prometido a Rosario. Elisa, Leo, Tere y yo, escuchamos la risa de una niña provenir de algún lado del cementerio, cuando alce la vista; dos niños morenos uno de a penas 9 años y una niña unos pocos años mayor, iban tomados de la mano, mientras desaparecían caminando dándonos la espalda. Todos nos miramos como asegurándonos que habíamos visto lo mismo y sonreímos."